Anunciado meses atrás, el programa Agrojoven vio finalmente la luz y fue lanzado oficialmente ayer por el ministro de Agricultura y Riego, José Manuel Hernández. El objetivo del plan es consolidar los aprendizajes académicos de los estudiantes y bachilleres de carreras universitarias ligadas al quehacer agropecuario a través de situaciones reales de trabajo en campo.
La iniciativa está dirigida a los alumnos de los dos últimos ciclos y egresados de las universidades y está dividida en tres componentes: Prácticas Pre-profesionales, Prácticas Profesionales y Apoyo a Tesistas.
“Sabemos que más de la mitad de productores tiene más de 50 años, necesitamos llevarles sangre joven, pero también necesitamos que los jóvenes vean al campo como un lugar, una ocasión y posibilidad de desarrollo para hacer negocios y tener mejores oportunidades. En la estrategia del sector, el programa Agro Joven se orienta a eso”, explicó el ministro.
El funcionario añadió que el programa está iniciando con un presupuesto de S/ 17 millones, pero que espera quintuplicar la asignación presupuestal conforme se vayan viendo los resultados del trabajo los primeros meses.
Áreas y universidades participantes
Las áreas de preferencia para postular al programa son las carreras de Ciencias agropecuarias, Ciencias forestales, Ingeniería en agroindustria, Biología, Ecología y medio ambiente e Ingeniería agrícola.
Las universidades participantes en esta primera etapa del programa son la Universidad Nacional Agraria La Molina, Universidad Nacional Agraria de la Selva, Universidad Nacional San Cristóbal de Huamanga, Universidad Nacional de Piura, Universidad Científica del Sur, Universidad Nacional San Antonio Abad del Cusco, Universidad Nacional del Santa, Universidad Nacional de San Martín y la Universidad Nacional San Luis Gonzaga de Ica.
Hernández explicó que con esta experiencia los estudiantes y bachilleres no solo irán a enseñar a los agricultores, sino también a aprender de ellos en la práctica. Además, confió en que surja en este ámbito el espíritu emprendedor entre los jóvenes y se conviertan después en prestadores de servicios para los productores, emprendedores, inversionistas o canalizadores de las inversiones que requieren el hombre y la mujer del campo.
Finalmente, proyectó como meta que al término del actual gobierno existan más de 1.600 jóvenes participando del programa.